Salud Digital, es la aplicación de las nuevas tecnologías al ámbito sanitario, con el objetivo de mejorar el servicio médico y asistencial, tanto para los pacientes, como para los propios profesionales sanitarios.


Mejor experiencia del paciente

Un buen equilibrio entre el mundo físico y digital, permite aprovechar mejor los recursos sanitarios y mejorar la experiencia del paciente. La potencia del mundo digital para recopilar y analizar información médica permite a pacientes, profesionales y empresas beneficiarse de técnicas y procesos más innovadores.

Mayor colaboración

La colaboración entre profesionales es clave para avanzar en la investigación y mejora el acceso global a la salud. Las nuevas tecnologías facilitan la colaboración remota entre equipos en distintas ubicaciones, compartiendo datos y experiencias en tiempo real. Los dispositivos médicos móviles conectados (CMMD) y el software como dispositivo médico (SaMD) hacen que los datos del mundo real sean mucho más fáciles de recopilar.